La revisión de las calderas de gas ha de realizarse cada dos años

Las calderas de gas han de pasar por inspecciones periódicas. Estas revisiones normalmente se realizan una vez cada dos años, aunque con el paso del tiempo el fabricante puede especificar inspecciones más frecuentes. El objetivo: evitar averías y prevenir el mal funcionamiento de las calderas.

La revisión consiste en comprobar que el funcionamiento del equipo sea correcto, teniendo en cuenta valores como la eficiencia energética, la durabilidad del producto o la seguridad. Tanto los fabricantes de calderas, como las compañías comercializadoras de gas, son los encargados de hacerlas, ofreciendo servicios de mantenimiento que incluyen la revisión. De esta manera, el servicio cubre algunas de las averías que se puedan producir en el equipo. También se puede contratar por cuenta propia a un profesional independiente.

El precio de la revisión es libre, aunque hay fabricantes que incluyen esta revisión dentro del contrato, en previsión de que surjan pequeñas averías que requieran de mano de obra. Además de las calderas de gas, hay otras instalaciones que requieren de una revisión periódica, como es el caso de los calentadores de agua de hasta 24,4 kW (cada cinco años), el aire acondicionado de hasta 12 kW (cada cuatro años), u otras calderas, que necesitan de una revisión todos los años.

Infórmate y pide presupuesto sin compromiso en el 91 831 68 15 o escríbenos a contacto@climatizacion-calderas.es.

Facebooktwitter

Deja un comentario